jueves, 12 de octubre de 2017

Hasta que un teorema es un teorema.

A menudo vemos demostraciones curiosas de resultados que ya conocíamos que eran ciertos, por ejemplo del teorema de Pitágoras se conocen entre 367 a 1000 demostraciones (Fuente: Wikipedia).
En matemáticas se publican muchos resultados, casi a diario,  de los cuales a menudo solo unas pocas personas en el mundo pueden comprobar si la demostración es cierta o tiene un error. Hoy tenemos que lamentar la pérdida de un matemático cuyo trabajo consistía en contrastar las demostraciones de los nuevos resultados.

En el periódico "El País" encontramos la noticia:

"Adiós al matemático que buscaba errores escondidos.

Muere con solo 51 años Vladimir Voevodsky, un prodigio de las matemáticas que dedicó su vida a un programa de detección de errores
.....Pero en la práctica, cuando terminamos de escribir la demostración, siempre existe la duda: ¿habrá algún error en los razonamientos? Nuestro sistema de publicación y difusión de los resultados establece varios filtros que ha de pasar el texto antes de que sea considerado correcto y se incorpore a la literatura científica: repasamos el trabajo con detalle; se lo explicamos a colegas, tratando de convencerles de su validez; exponemos nuestros resultados en internet donde todos los matemáticos puedan verlos; y mandamos el artículo a una revista científica en la que el editor, antes de publicarlo, lo envía a algún experto en el área, cuya labor es comprobar que no hay errores,...." Para leer el artículo hacer clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario